Fe para Empezar

No necesitas tener la fe para terminar. Necesitas tener la fe para empezar.

Cuando Dios pone una carga en nuestros corazones esa es la dirección que el Espíritu nos está dirigiendo.