Yo Merecía Condenación, pero El me dio Misericordia

La historia de una mujer que fue sorprendida en el acto sexual del adulterio y merecía condenación

El único que puede condenarnos no lo hace. El decide tener misericordia de nosotros y nos da vida, nos da libertad.