Yo Merecía la Muerte, pero El me dio Vida

La historia de dos ladrones que merecían la muerte

Mientras no reconozcas tu culpabilidad, no te verás tú mismo como un pecador y si no te ves como pecador; no verás la necesidad de un salvador.