Día 6: El secreto para el éxito

En el primer día de cada año, la gente hace resoluciones acerca de las cosas que serán diferente en este año. Desafortunadamente, muy pocas de esas resoluciones llegan a Enero 7.

Por ejemplo, las encuestan nos muestran que los propósitos más populares cada año son: bajar de peso y manejar mejor las finanzas. Pero cada año, los resultados son lo opuesto de lo que nosotros esperábamos: nuestra cintura desaparece o crece y nuestras riquezas cada vez son menos.

Para ser honestos, ¡los propósitos de fin de año son una broma! Sabemos que nuestra vida sería mejor sin varias libras menos y sin tarjetas de crédito, ¡pero no podemos decir que no a eso! ¿Por qué no podemos cumplir con nuestras resoluciones de fin de año? Porque sin dientes, las resoluciones solo son simples deseos que nos imaginamos nosotros mismos.

Le podemos dar dientes al compartir nuestros propósitos con alguien más. Se le llama “responder a alguien, rendir cuentas” y es uno de los motivadores más poderosos que puedas imaginar para causar cambios. En Proverbios 15:22, Salomón desafía a sus lectores a construir “responsabilidad y rendición de cuentas” en nuestras vidas. El entendía que los peores choques suceden cuando viajamos solos. Podemos hacer muchos planes, pero las probabilidades de fracasar se incrementan cuando tratamos de realizar esos planes solos.

Por otro lado, “muchos consejeros” (conocidos como compañeros de responsabilidad) nos llevan al éxito. Cuando estamos dispuestos a escuchar y hacer caso al consejo de otros, podemos prever deslizos y dolores de cabeza. Claro que esto no significa que vamos a dejar que otros dirijan nuestra vida o que debemos de seguir cada consejo que nos den. Pero significa que vamos a permitir que otros hablen a nuestra vida; y por un momento, considerar la idea de que no sabemos todo en cuanto a la situación. Somos enseñables.

¿Quienes son algunas de las personas que tu confías? Familiares, amigos de muchos años, Pastores, hermanos de la iglesia, líderes y compañeros de trabajo pueden servir como guías en tus preguntas en cuanto al dinero. Encuentra unas cuantas personas claves en tu vida y permitirles ayudarte alcanzar tus metas financieras.

No te pongas en una situación de fracaso. ¡El ser responder o rendirle cuentas a alguien es bíblico… y funciona!

El manejar el dinero puede ser algo complicado, pero la buena noticia es que no estás solo. Una de las razones por las que creamos Paz Financiera fue, para darle a las personas un lugar seguro donde interactuar y desarrollar relaciones con un grupo de personas comprometidas a manejar el dinero de una manera sabia y trabajar hacia las metas financieras que se propusieron. Si eres casado o soltero, todos necesitamos alguien de confianza en nuestras vidas que nos mantenga en línea. Visita Paz Financiera para aprender más.