Día 8: Dejando un legado

Cuando mis hijos eran unos adolescentes, uno de ellos vino a mi quejándose en cuanto a lo “difícil” que era ser un Ramsey. Se quejaba del tener que comprar su propio carro y aprender como conciliar su propia cuenta de cheques, cuando sus amigos no tenía que hacer nada de eso. “No nos tienes de consideración.” Me dijo. Y la verdad es que tenía toda la razón. Sharon y yo esperábamos mucho de nuestros hijos y trabajamos muy duro para que entendieran los principios bíblicos de dar, ahorrar y gastar. Pero no lo hacíamos para ser malos con ellos. Lo hicimos porque queremos que las riquezas sean una bendición para ellos y no una maldición.

He revisado las estadísticas y he encontrado que el 100% de los humanos mueren. Todos tenemos una fecha de expiración en términos de nuestro tiempo aquí en la tierra y Sharon y yo no somos la excepción. Le recordé a mi hija que la herencia que les dejemos a ella y a sus hermanos, les será de bendición para sus vidas más allá de lo que se imaginan o arruinará sus vidas más allá de cualquier arreglo. Y la diferencia descansa en nuestra habilidad de enseñarles a manejar el dinero hoy.

Veo esta verdad deletreada en Proverbios 13:22 como creyente, debo de usar las riquezas para hacer una diferencia en el mundo. Pero también soy llamado a dejar un legado a las nuevas generaciones. Dejar un legado no solo significa dejarles dinero; significa dejarles con el “carácter” para poder manejar el dinero desde una perspectiva bíblica.

Si tienes hijos, tienes una responsabilidad. Asegúrate que tengas un testamento actualizado y conforme a las leyes de tu estado. Debe de explicar cómo quieres que tus bienes sean distribuidos, pero también tiene que tener las respuestas a las preguntas que se harán cuando tu mueras, como acerca de la custodia de tus niños menores de edad, lo que crees en cuanto a mantenerte en “vida artificial” y en cuanto a la donación de tus órganos.

Y si no estás enseñando a tus hijos en cuanto a cómo deben de majar el dinero, necesitas empezar hoy, sin importar su edad. Después de todo, el mejor legado financiero que puedes dejar es una generación sabia y administradores competentes.

¿Tienes hijos adolescentes? ¿Estás buscando una manera de enseñarle a tus hijos a ser como Dios los creó y cómo manejar su dinero? “Generation Change” es un nuevo estudio de la Biblia creado para dirigir a los adolescentes a entender mejor a Dios, a ellos mismos y el dinero. Visita daveramsey.com/gc